Galería Theotokópoulos

LOUIS DE CAULLERY - Coronación de la Virgen

CAMBRAY 1582-1621 AMBERES
23. Coronación de la Virgen
Óleo sobre tabla
Medidas: 64 x 49 cm.

Louis de Caullery nació en Caullery cerca de Cambray en 1582, cuando este territorio pertenecía a los Países Bajos Españoles. Se cree que fue aprendiz de Joos de Momper y según Van Mander también de Frans Floris en cuyo entorno conocería a la familia Francken con quienes tanta relación de estilo observamos. Se inscribió en el Gremio de San Lucas como maestro en 1602-3, especializándose en escenas religiosas, de género y alegorías. Como otros muchos pintores de la época se supone que viajó a Italia, murió en Amberes en 1621.
Sus pinturas tienen un espíritu manierista heredado del siglo XVI, más cercano a la Escuela de Fontainebleau que al incipiente Barroco. Es uno de los pintores más atractivos de esta época por su habilidad e inventiva, como indica Legrand, “mezcla de ingenuidad y alegría no muy lejana a los llamados Primitivos del siglo XX”
Su estilo es muy personal. En sus pinturas religiosas, y alegóricas, observamos que las figuras femeninas parecen muñecas con actitudes distinguidas, largo cuello, cabeza pequeña, gran frente y boca minúscula. El tratamiento de los cabellos es único en el maestro, como si el viento soplara separando algunos pelillos que revolotean alrededor de sus cabezas. El particular movimiento de los plegados de las telas, sus puntos de luz brillantes y sobre todo su gusto y particular forma de utilizar los oros, le hacen diferenciarse de todo los pintores de su generación; los emplea tanto en los fondos como decorando o pintando totalmente las vestiduras. Su paleta es muy refinada y delicada, utiliza colores vino, amarillos suaves, rosáceos, verde veronés, marrones y ocres. Recuerda al Frans Francken II anterior a 1620, pero Caullery es mas lineal, mas primitivo, envuelve a sus figuras en un contorno delimitado por la línea. Su materia es mas espesa y cubriente, sus colores más sólidos. Es cuando pinta escenas de ciudades, carnavales o paisajes con figuras donde nos recordará a Hieronymus Franken II y a la Escuela de Fontainebleau, sin olvidar a su maestro Joos de Momper en los horizontes de paisajes montañosos.

Esta Coronación de la Virgen rodeada de ángeles, nos presenta a María con rostro aniñado, típico del pintor, túnica blanca como signo de pureza, cubierta por una capa bordeada en oro con flores azules y doradas que centra toda la obra sobre un fondo brillante de oro que da luz a una composición mas propia del Manierismo del siglo XVI que del floreciente Barroco.

que despunta por toda Europa. Rodeada de nubes en las que se posan ángeles con los mismos rostros aniñados, algunos cabellos al viento y delicadas vestiduras, unas totalmente doradas otras parcialmente o simplemente decoradas con oro. Observamos sus especiales brillos sobre el verde veronés, las luces en los tonos rosáceos y sus característicos amarillos suaves. Algunos ángeles músicos acarician sus instrumentos con manos blancas, refinadas y rostros delicados como si fuesen figuras de porcelana.
La delicadeza y minuciosidad de los plegados y el refinadísimo colorido, nos hacen ver que estamos ante una magnifica obra de temática religiosa de Louis de Caullery que posee todas las características propias del pintor. Estamos ante un periodo de la historia a caballo entre el siglo XVI y XVII en el que florecen maestros de exquisita calidad y refinamiento, con características similares pero diferentes, con una gran personalidad propia como son Frans Francken II, Adrian van Stalbemt, Hieronymus Francken II, H. Vredeman de Vries, Sebastian Vrancx, David Vinckboons etc. que crean un mundo ideal, sobre todo Caullery, los Francken y Stalbemt, lejos de la realidad cotidiana, con una cuidada técnica, son reconocidos ya en su tiempo como magníficos maestros que vendían sus obras por todo Europa y parte del mundo y siguen siendo muy valorados actualmente.
Louis de Caullery, nos evoca a la pintura gótica Internacional, italiana, francesa, española o centroeuropea, sus imágenes de vírgenes o damas no están lejos de nuestra pintura de principios del siglo XV su gusto por el dibujo, el perfilado de las figuras, el abundante empleo de los oros y ese lujo refinado tan idealizado. Se acerca a lo divino más que a nada humano.

Bibliografía de esta obra: Catálogo Theotokopoulos.
Bibliografía de este autor: Thieme&Becker; F. Legrand, “Les peintres fla mandas de genre XVIIs.” Bruselas 1963; Maere&Webs, “17 Century fle mish paintings”, 1994; M. Diaz Padrón, “El siglo de Rubens en el Museo del Prado”; E. Larsen: “Seventeenth c. Flemish Painting”,1985. M. Royo Villanova y M. Diaz Padrón: “Boletín Museo del Prado 1998”, G. Van de Velde, Amberes 1966, etc.
Museos que poseen obra de este autor: Prado (Madrid), MRBAB (Bruselas), Rijksmuseum (Amsterdam), V&A (Londres), MBA (Burdeos), Louvre (París), SM (Copenhague, MBVB (Róterdam) etc.